Arrancan los grupos de obediencia en Madocan

El mes de agosto empezó cargado de proyectos e ilusiones en Madocan Adiestramiento Canino Mar Menor. Entre ellos el más ambicioso e ilusionante ha sido poner en marcha el Club Madocan con las clases de obediencia básica en grupo que arrancaron el pasado 5 de agosto con una espectacular respuesta por parte del público. Un total de 17 binomios perro-guía fueron los primeros en probarse en esta actividad que se base en el principio de aprendizaje canino por alomimética, o lo que es lo mismo, la capacidad de los canes de adquirir conductas nuevas a través del trabajo en manada por fortalecimiento jerárquico e imitación comportamental. El equipo de Madocan se está volcando para que cada día en los grupos de trabajo sean estimulantes, incluyendo demostraciones de perros de trabajo especializados en alta obediencia, rescate o detectores de sustancias. 

En poco menos de un mes los avances de perros y guías están siendo más que notables. Esto y las altas dosis de implicación por parte de nuestros socios nos está estimulando para progresivamente mejorar las instalaciones y arrancar con nuevos proyectos de obediencia avanzada que pueda lanzarlos a la obediencia avanzada y al mundo de la competición.

Grupos de trabajo en las pistas de Madocan en Los Meroños (Torre Pacheco)

Grupos de trabajo en las pistas de Madocan en Los Meroños (Torre Pacheco)

HORARIO DE VERANO DE LOS GRUPOS DE TRABAJO:

  • Martes, jueves y sábados: de 19.30 a 21.30 hs
  • Precio: 70 euros/mes

 

Astor y Sergio antes de la exhibición de perro detector de sustancias

Astor y Sergio antes de la exhibición de perro detector de sustancias

Adiestramiento de cachorros en Los Alcázares. Mar Menor

Muchos amantes de los perros y público en general comparten la opinión de que un cachorro no se puede adiestrar. Parten de una opinión equivocada. El cachorro no sólo puede adiestrarse sino que debe adiestrarse, pero por supuesto utilizando un método adaptado basado en el refuerzo positivo, minimizando las correcciones y utilizando el juego como principal herramienta de trabajo.

El adiestramiento del cachorro no va a estar encaminado a obtener resultados inmaculados e impecables. El objetivo que vamos a perseguir entrenando a nuestro cachorro es principalmente hacerlo un perro sociable con humanos y otros perros, equilibrado, valiente y seguro de sí mismo. Para ello y utilizando siempre el juego como herramienta de trabajo vamos a potenciar sus cualidades instintivas básicas (caza, cobro, defensa, etc.) y las vamos a orientar hacia el tipo de adiestramiento al que queramos encauzarlo en fase adulta.

Toby es un mestizo de mastín de 8 meses de edad que vive en Los Alcázares. Su dueño, una persona comprometida y responsable quiere con buen criterio iniciar su adiestramiento ya de cachorro encaminándolo a recibir un adiestramiento en obediencia completo ya en fase adulta. Iniciar el adiestramiento en fase temprana en perros de estas características es particularmente importante (tened en cuenta que Toby con 8 meses ya pesa 22 kilos) porque el control sobre razas gigantes por parte del dueño debe ser absoluto para evitar problemas graves de convivencia cuando el perro crezca. 

Toby y su dueño aprendiendo a pasear con María Fernández

Toby y su dueño aprendiendo a pasear con María Fernández

Toby es un cachorro perfectamente sociabilizado, en cualquier caso en Madocan hemos considerado útil iniciar su adiestramiento en zonas con mucho tránsito de personas y perros para asegurarnos de que la socialización es completa. En breve acudirá a sesiones periódicas a nuestras instalaciones de Los Meroños para iniciar el programa estándar de adiestramiento de cachorros de Madocan.

Toby aprendiendo habilidades desde cachorro

Toby aprendiendo habilidades desde cachorro

Adiestramiento canino en obediencia básica en Cartagena y Mar Menor

Todos sabemos que ser propietario de un perro implica una alta dosis de responsabilidad. Durante toda su vida vamos a ser los responsables de su alimentación, de su higiene, de su bienestar pero también de su educación. Un perro debe ser educado por varios motivos. En primer lugar un perro adiestrado con una mínima obediencia será un perro que podrá estar controlado en todo momento por su dueño, evitando riesgos para él y para los demás. Pero además el perro es un animal que disfruta aprendiendo y trabajando. Como buen animal gregario el perro desea una comunicación eficaz con su amo para poder satisfacerlo. En general el perro quiere obedecer a su alfa, en este caso su dueño, pero necesita aprender cómo.

Entendemos por obediencia canina básica a la capacidad que un perro desarrolla para entender y ejecutar una serie de comandos y órdenes mínimas y básicas que provienen de su amo y que permiten al mismo controlar de una manera eficaz a su mascota. Entre los comandos más importantes y comunes destacamos:

La orden de sentado. El perro debería sentarse a la orden del amo. Es la primera orden que se suele introducir y permite al perro estar en una postura cómoda y segura para él a la vez que hace que se concentre en las órdenes posteriores que pudiera recibir de su amo.

La orden de tumbado. Suele ser el paso siguiente. Un perro tumbado es un perro que adopta una posición natural de sumisión y control, lo que es sumamente útil para la educación básica de cualquier perro.

La orden de quieto. Es fundamental poder controlar que un perro sea capaz de mantener su posición incluso sin correa cuando su dueño se aleja de él. Supone un ejercicio importante de concentración para el perro ya que es un ejercicio que discurre en sentido opuesto a los instintos primarios del animal.

La orden de aquí. Implica un alto grado de control sobre nuestro perro el hecho de que sea capaz de acudir a nuestra llamado bajo cualquier circunstancia. Para conseguir que esta orden se ejecute correctamente deberemos obtener un alto grado de vínculo emocional con nuestra mascota. Es un comando que se debe trabajar en positivo siempre para que siempre sea eficaz.

Pasear adecuadamente con correa. El perro debe mantener una mínima atención hacia su amo cuando pasea con correa y collar para percibir cuál va a ser su movimiento siguiente. Idealmente un perro educado no debería tirar de la correa ni retrasarse o distraerse excesivamente. Educar a un perro en el paseo supone que este acto cotidiano se convierta en una experiencia positiva tanto para él como para nosotros.

Pepe. Adiestramiento canino en obediencia básica. Cartagena

Pepe. Adiestramiento canino en obediencia básica. Cartagena