Yeiko. Modificación de conducta y adiestramiento canino en La Unión

Cuando la pequeña Z. llegó a la familia, sus papás Z. y G. afincados en La Unión comprendieron que Yeiko, un precioso pastor belga de dos años no podía seguir comportándose así. A ellos no les importaba que fuera un perro nervioso, juguetón, que se acercaba a las personas sin cuidado y no dudaba en abalanzarse sobre ellas. Al fin y al cabo Yeiko era un buen perro y no tenía malas intenciones: sólo quería jugar.

Con la llegada del bebé los movimientos bruscos, el juego desordenado y las malas presentaciones podían desembocar en consecuencias nefastas, así que Z. y G. se decidieron a poner soluciones antes de lamentar desgracias. Yeiko ingresó en nuestras instalaciones de Los Alcázares con dos objetivos sencillos: aprender obediencia básica (sentarse, tumbarse, caminar junto y acudir a la llamada) y aprender a respetar y presentarse a la nueva miembro de la familia. Tres meses de trabajo han bastado para hacer de Yeiko todo un campeón.

Tenéis más fotos y vídeos sobre el trabajo con Yeiko en nuestra página de Facebook.

 

El nuevo Rocky

Rocky avanza en su recuperación. Os presentamos su caso en el post del pasado día 23 de julio y os expusimos cómo el miedo irracional consiguió marcar el día a día de este precioso ejemplar de pastor alemán. Dado lo desconocido de su condicionamiento genético en Madocan nos decidimos a trabajar su lado condicionado y centramos todos nuestros esfuerzos en potenciar lo que más necesitaba: su CONFIANZA. Siempre con métodos de condicionamiento positivo para no empeorar sus fobias empezamos creando vínculo con él, el primer paso para hacer que un perro recupere su confianza es hacer que confíe en quien pretende ayudarle. Pasó interminables jornadas viviendo el día a día de la escuela, compartiendo espacio con humanos y otros perros. La sociabilización con nuestra manada de terapia fue uno de los primeros pasos: se premió efusivamente cualquier gesto por mínimo que fuera de curiosidad hacia lo que le rodeara, y se fue subiendo el listón de manera gradual. Se hizo que Rocky enfrentara progresivamente sus miedos: el contacto con ruidos, con perros, con personas, los ambientes hostiles como por ejemplo el agua, todo lo que sus dueños le habían envitado durante años para evitarle sufrimientos le fue presentado de una manera completamente positiva. Cuando hubo los habituales momentos de bloqueo y crisis el único "castigo" que se le aplicó fue el ignorar la conducta con el fin de no reforzarla y premiar cualquier iniciativa por superar obstáculos.

El resultado es el Rocky que veis en las imágenes. Su mejoría es francamente espectacular. Tolera aglomeraciones, pasea por sitios con gente, se deja acariciar por desconocidos, difruta dándose chapuzones en el agua, etc. Obviamente aún le queda mucho camino por recorrer, pero ahora ya con el concurso de sus dueños: ha llegado el momento de retar mentalmente a Rocky y rehacer el vínculo afectivo con sus dueños y lo vamos a hacer dándole obediencia básica. De esta manera Rocky descargará su estrés con una actividad mental de primer orden que además ayudará a sus dueños a comunicarse de una manera más eficaz con su mascota y sobre todo al tenerla bajo control. El trabajo no ha terminado, así que os seguiremos informando sobre sus progresos. Rocky jamás será el pastor alemán más valiente, pero para Madocan Rocky siempre será uno de los perros que más satisfacción nos ha dado trabajar. Todo un honor para nosotros.

 

I Seminario de Prevención de Conductas Caninas Inadecuadas Madocan

Los próximos 18, 19, 25 y 26 de octubre Madocan Adiestramiento Canino Mar Menor en colaboración con Salucan Elche va a celebrar en sus instalaciones de Torre Pacheco el I Seminario de Prevención de Conductas Caninas Inadecuadas. El curso consta de clases teóricas y preveé la realización de ejercicios prácticos de modificación de conducta y lectura de lenguaje corporal de perros que serán aportados por los alumnos y por la propia escuela Madocan.

El objetivo del mismo es introducir a los alumnos a la correcta interpretación de los signos de alerta de los perros con problemas de conducta, definir los principales trastornos de conducta caninos, definir los conceptos de comportamiento condicionado y temperamento genético e introducir a los alumnos los principios de las técnicas profesionales de intervención conductual más novedosas en el mundo canino.

Para ello contaremos con la participación de María Fernández Méndez, Adiestrador Canino Profesional y Técnico de Modificación de Conducta Canina, Directora de Madocan Adiestramiento Canino Mar Menor y de Juan Emilio Llorca, Adiestrador Canino Profesional y Técnico de Modificación de Conducta Canina Director de la Escuela Canina Salucan de Elche, así como con todo el staff de apoyo de Madocan Adiestramiento Canino Mar Menor y su manada de terapia.

Además el seminario está acreditado por la Asociación Nacional de Adiestradores Caninos Profesionales que expedirá la correspondiente acreditación. Resolución ANACP 13 de septiembre de 2014 número: ACSEM-224/2014.

Precio: 190 euros

Plazas limitadas. Inscripción por riguroso orden de pago. Información e inscripciones en:

  • Madocan Adiestramiento Canino Mar Menor. Los Meroños. Torre Pacheco

  • maria@madocan.com

  • 647212991

Recuperando la confianza de Rocky

Rocky es un soberbio ejemplar de pastor alemán puro de un año de edad que convive con su familia en el municipio murciano de La Unión. Pero no es el típico pastor alemán. Desde cachorro Rocky se ha mostrado inseguro y cobarde. Siente miedo de absolutamente todo lo que sucede a su alrededor: de salir a la calle, de los coches, de la gente, de otros perros. Sus dueños no encuentran justificación a este comportamiento, ya que lo han tenido desde que era un cachorro de dos meses y aseguran que jamás le han pegado ni le han aplicado correcciones duras durante su educación. Ellos que lo adoran lo han intentado literalmente todo y desesperados acuden a nosotros como último recurso. Cuando conocemos a Rocky no confía en nosotros, se esconde tras su amo y no para de temblar.

Se trata de un caso claro de falta de confianza. Rocky necesita paciencia, tiempo y demostrarse a sí mismo que es un perro capaz de superar los retos que se le pongan por delante. Lleva dos días en nuestro centro de modificación de conductas en Los Meroños. Torre Pacheco y ya va mostrando claros síntomas de mejoría. Ha sido introducido en nuestra manada de terapia con excelentes resultados de una manera progresiva, primero entre los cachorros y posteriormente con las hembras. Ahora estamos enseñándole a jugar. Durante el juego, el perro emplea y desarrolla sus instintos de caza y cobro y es la herramienta ideal para hacer que su autoestima crezca día a día. Utilizando el juego como herramienta fundamental iremos enfrentando a Rocky a retos cada vez más complicados y demostraremos que detrás de esa imagen de cobardía se esconde el arrojo de un auténtico pastor alemán.

Rocky aprendiendo a jugar con Ébola de Madocan y María Fernández

Rocky aprendiendo a jugar con Ébola de Madocan y María Fernández

Tras el juego momento de paseo y relax con Ébola y Lepra de Madocan

Tras el juego momento de paseo y relax con Ébola y Lepra de Madocan

Snowflake, modificación de conducta canina en El Pilar de la Horadada

Snowflake es un cariñoso y amigable bichón maltés propiedad de un matrimonio noruego afincado en el Pilar de la Horadada. Pero Snowflake se transforma cuando trata con otros machos o niños. Se vuelve agresivo, les gruñe e incluso en alguna ocasión ha intentado morder. Snowflake es encomendada a nuestra Técnico en Modificación de Conductas Caninas María Fernández que realiza una entrevista exhaustiva a sus propietarios y llega a la conclusión de que este perrito tiene trastorno de conducta secundario a humanización. Efectivamente sus amos, siempre con buena intención, le consienten sus caprichos, no marcan jerarquía, lo arropan y mecen por las noches antes de dormir. Una simple estancia de quince días en Madocan Los Meroños sometido a terapia de modificación de conducta han bastado para encauzar el comportamiento de Snowflake. Ahora sus dueños siguiendo las pautas de Madocan, con mucha disciplina y trabajo y bajo la supervisión estrecha de nuestra escuela tendrán  un perrito equilibrado del que podrán disfrutar durante muchos años. Os mantendremos informados sobre la evolución de Snowflake durante las sesiones de control.

Madocan Adiestramiento Canino Mar Menor. Modificaciones de conductas indeseadas en perros.

Adiestramiento canino en positivo

En este vídeo María Fernández muestra de qué manera podemos condicionar un comportamiento no deseado de un perro para modificarlo. En este caso, nuestro golden Jaro no tolera la presencia de su cepillo. Su dueña ha tenido que soportar durante años que Jaro le gruña y le enseñe los dientes mientras es cepillado. María aplica técnicas de condicionamiento clásico canino siendo cuidadosa para que el perro no reciba en ningún estímulo negativo. Es lo que se conoce como Adiestramiento Canino en Positivo y es la técnica que empleamos en Madocan Adiestramiento Canino Mar Menor.

Jaro es recompensado cuando su comportamiento en presencia del cepillo es adecuado con comida, caricias y palabras suaves. En el momento que aparecen comportamientos no deseados María no lo castiga, sólo deja de premiar hasta que el comportamiento se extingue.

Madocan, Adiestramiento Canino en Positivo en Los Alcázares. Murcia.

Maya, una cocker hiperactiva. Adiestramiento mediante internamiento

El primer contacto con Maya es encantador: una preciosa cruce de Cocker negro se abalanza sobre nosotros con la mayor efusividad del mundo, moviendo su cola y dando saltos de alegría sobre nosotros con la intención de lamernos las manos. Ese aparente estado de hiperexcitabilidad y alegría casi se torna tragedia cuando un coche está a punto de atropellarla cuando ella sale corriendo en dirección contraria a su dueña sin hacer caso de su llamada.

Tras capturarla, entramos en la casa y procedemos entrevistarnos con su dueña. Vive en una casita unifamiliar de Cartagena y comparte domicilio con sus dos hijos adolescentes, con Maya y con un Golden de 10 años (Jaro) que fue motivo de nuestro primer post. Su dueña insiste en que Maya es hiperactiva, ladra a las visitas, muerde e intenta jugar inapropiadamente con Jaro hasta sacarlo de sus casillas y provocar reacciones que rondan la agresión del Golden, destroza cosas cuando se queda sola. Es una perrita muy querida, especialmente por su hija mayor que la adora, pero ya no saben que hacer con ella porque es incapaz de relajarse. Incluso se están planteando deshacerse de ella como última opción. Sale a pasear una o dos veces al día y su dueña no la suelta porque es muy pesada con otros perros y ya ha estado a punto de llevarse algún mordisco.

En este caso el equipo de Madocan optó por sacar a Maya de su casa y trasladarla a nuestras instalaciones para someterla durante un periodo de 15 días a un cambio total de rutina. Se modificaron las conductas inapropiadas desde el primer momento con un sistema positivista, utilizando únicamente el NO imperativo como mecanismo de corrección, sin contacto físico de ningún tipo. También se ignoró todo comportamiento inadecuado y se premió la entrada progresiva de Maya en fases de calma y sumisión con comida, atención y caricias. Se instauró un programa exhaustivo con sesiones cortas de obediencia básica, introduciendo las órdenes de "sentado", "acostado" y "quieto" y se introdujo mediante juego la llamada. Tras el periodo de residencia Maya se convirtió en una perra absolutamente normal y equilibrada, dejó de ladrar y se mostraba calmada y tranquila dentro de su casa. Se pasó por escrito a su dueña una serie de normas de convivencia que incluían proporcionar a Maya una dosis alta de ejercicio y juego durante todos los días. A partir de ahora, mantener a la "Nueva Maya" va a ser tarea de su familia.

Si tiene problemas con su perro y necesita sesiones o internamiento para modificaciones de conducta canina no dude en ponerse en contacto con nosotros en www.madocan.com Adiestramiento Canino en el Mar Menor, Campo de Cartagena, Alicante y Murcia

 

Maya con María Fernández