Madocan, un nuevo enfoque del adiestramiento canino en Murcia

Mucha gente se acerca a nuestra escuela pidiéndonos lo habitual: quiero que mi perro se siente, se tumbe, quiero que camine sin tirar de la correa, quiero que acuda rápidamente a mi llamada, etc. Seamos honestos, son la mayoría. También una minoría quieren resultados rápidos y por fortuna cada vez menos lo quieren rápidos y además sin ningún tipo de implicación por su parte. Que les "hagamos" el perro, vamos, que luego les ajustemos la cuenta y tan amigos.

Sin embargo una minoría, también honradamente en aumento, nos empiezan a pedir algo tan simple como complejo de conseguir: quiero que mi perro sea feliz, me respete, sea un animal equilibrado y que mi relación con él sea especial, que roce lo mágico. Esto sí es un reto para cualquier adiestrador, un reto emocionante y atractivo, un sueño, un sueño cada vez más habitual. Y estadísticamente estos son los alumnos que acaban formando parte del Club Madocan: gente amante de los perros, enamorados de sus mascotas, pacientes, dispuestos no sólo a invertir dinero en su mejor amigo sino algo mucho más valioso en esta época: su tiempo. Gente de todas las edades, con perros de todas las razas (es más, la mayoría de ellos son mestizos), con profesiones dispares (tenemos desde jubilados, a estudiantes, médicos, chapistas, etc.) de procedencias distintas (adiestramos perros desde Cartagena a Torrevieja, San Pedro del Pinatar, San Javier, Torre Pacheco, Cartagena, Pilar de la Horadada, etc.), pero con un nexo común que les hace funcionar como un grupo sólido: el amor por los animales en general y por los perros en particular.

Y eso no significa que en Madocan no busquemos que los ejercicios de Obediencia sean cada vez más perfectos, tampoco quiere decir que nos conformemos con que las Habilidades desarrolladas en nuestro Grupo de Trabajo de Habilidades Caninas sean limpias y se desarrollen con un timing express, no nos relajamos en los trabajos de agility, tampoco nos conformamos con las marcas de nuestros perros de weight pulling y escalada vertical. Simplemente significa que en Madocan ajustamos los tiempos del ejercicio a los tiempos del perro. Cada paso hacia delante que den nuestros perros los darán disfrutando de su trabajo, como tiene que ser. Los resultados tardan un poco más en alcanzarse pero son más sólidos, más fiables, más espectaculares y sobre todo más gratificantes para perros y guías. Adiestramiento centrado en el perro y no adiestramiento centrado en el guía, o mejor dicho, adiestramiento centrado en el binomio perro-guía porque, digámoslo claro, ya no somos el líder de la manada (nunca más), ya no somos el macho o hembra alfa (que anticuado, por Dios). Ahora somos los líderes de un equipo y como tales tenemos que aprender no sólo a marcar jerarquía con nuestra mascota sino a desarrollar algo mucho más complejo: ejercer de líderes de equipo con todo lo que ello implica: gestión de emociones, refuerzo positivo, implicación en las tareas físicas y mentales de nuestro perro, etc. En definitiva entender que nuestro perro es un ser vivo que siente, sufre, disfruta, gestiona tareas y aprende a través de mecanismos congnitivos. Algo que no es místico ni utópico, se consigue con métodos testados y cada vez más en boga (método cognitivo-emocional) que ya triunfan en comunidades con más tradición perrera que la Región de Murcia como Madrid o Cataluña, trabajos con clicker, trabajos de sociabilización y adiestramiento precoz en cachorros, etc.

Creemos en nuestra filosofía de trabajo, somos fieles a ella porque nos diferencian del resto de Centros Caninos de nuestro entorno y parece que algo debemos estar haciendo bien porque el Club Madocan no sólo crece mes a mes sino que consigue tasas de fidelización abrumadoras. Seguiremos en esta línea hasta que consigamos ser el Centro Canino de referencia en el triángulo Murcia-Cartagena-Torrevieja. Para ello no podemos hacer más (ni menos) que hacer lo que estamos haciendo hasta ahora: seguir preparando a los perros de Madocan para la competición y la exhibición con paciencia y tesón, tratar a los perros de nuestros clientes como a nuestros propios perros, seguir formándonos fuera, seguir trayendo al centro a los mejores ponentes del ámbito nacional e internacional, centrarnos en la mejora continua de las instalaciones de nuestro centro de Los Alcázares y en definitiva continuar adelante con trabajo, confianza e ilusión. Espíritu Madocan