Herramientas de normalización del perro en la sociedad moderna

España tiene una amplia tradición restrictora en materia legislativa de la cual está escapando de manera progresiva. Efectivamente ante cualquier problema social y más si este pone aunque sea tangencialmente en riesgo el orden público este tiende a ser regulado mediante Ley. En el peor de los casos esta regulación se da desde varios estamentos de la administración (Central, Regional, Municipal) poniendo en serios aprietos al ciudadano que con buena voluntad se siente en la disposición de cumplir los mandatos legales.

 

Si aplicamos estas generalidades al mundo del perro nos daremos cuenta de que el propietario en nuestro país es poco menos que un héroe. Quien decide incluir a un perro en su familia va a sufrir una serie de exclusiones sociales y un sinfín de riesgos legales que hace plantearse a mucha gente la responsabilidad que supone hoy en día un hecho tan ancestral como tener perro.

 

Obviamente desde Madocan entendemos que la normalización de la vida del perro en la sociedad moderna no sólo debe ser enfocada desde la restricción legal, y en esta regulación comunitaria las sociedades caninas, las escuelas de adiestramiento y la propia administración juegan un papel esencial: para completar la necesaria regulación legal se debe potenciar la educación comunitaria, generalizar el adiestramiento canino y crear herramientas de certificación de perros aptos para convivir normalmente en sociedad. En los últimos años se están dando pasos importantes en este sentido, importados de buenas experiencias en el extranjero en países con una tradición canina mucho más moderna que la Española. Pondremos como ejemplo a la Asociación Nacional de Adiestradores Caninos Profesionales (ANACP) y la inclusión en España del programa Ciudadano Canino Ejemplar.

 

La Asociación Nacional de Adiestradores Caninos Profesionales (ANACP) en su reunión del 15 de Septiembre de 2012 y teniendo como referente el prestigioso programa Good Citizen Canine del American Kennel Club, ha diseñado este programa, así como los requisitos y medidas para su implantación dentro del marco de actividades de la Asociación Nacional de Adiestradores Caninos (ANACP).

El objetivo del Programa CCE es el de asegurar que nuestro compañero favorito, el perro puede ser un miembro respetable de la comunidad en la que vive porque ha sido entrenado, educado y socializado para comportarse como un ciudadano canino ejemplar, tanto en la casa como en sitios públicos y ante la presencia de otros perros.

El programa se ha diseñado en dos partes:

1) enseñar al propietario guía del perro a ser un dueño responsable y,

2) certificar que sus perros poseen la educación y el comportamiento social adecuado para ser miembros confiables y educados en el entorno familiar y de las ciudades donde habitan.

En una primera fase el programa se debería implantar y ser reconocido a nivel social pero en breve debería ser reconocido por la administración para que los perros CCE gocen de una serie de privilegios que garanticen una convivencia harmónica con la sociedad moderna. Los Programas de Certificación Conductual deberían ser utilizados como herramienta de inserción social y como estímulo positivo para que los propietarios de perros de nuestro país se conciencien de la importancia de prevenir problemas de conducta en sus mascotas y con ello contribuir a mejorar la imagen del perro en la sociedad española moderna

 

 

 

 

 

 


 


 

María Dolores Fernández Méndez

Adiestradora Canina Profesional